Baravalle & Granados

RÉGIMEN ATP : REDUCCIÓN DE CONTRIBUCIONES - SALARIO COMPLEMENTARIO

En fecha 20 de Abril de 2020 se publicó en el B.O el DNU Nro. 376/20 que introdujo cambios sustanciales en el decreto de necesidad y urgencia Nro. 332/20 que creó el Programa de Asistencia en la Emergencia al Trabajo y la Producción diseñado por el gobierno nacional a los fines de paliar la grave crisis que atraviesan muchas empresas a la hora de pagar sueldos.

Dichas normas, deben ser analizadas en conjunto con las actas emitidas por el Comité de Evaluación y Monitoreo del programa.

Así:

1.       Se mantiene el beneficio de la postergación y/o reducción de las contribuciones.

2.      Se elimina el REPRO y la Asignación Compensatoria al Salario, para pasar a regularse el Salario Complementario.

3.      Se incorporan los créditos a tasa cero.

ü   Postergación y/o reducción de contribuciones

Las empresas que cumplan con los requisitos del artículo 3 del DNU 332/20 y sus modificatorios podrá aplicar para que se le otorgue el beneficio de reducción de hasta un 95% de contribuciones patronales, sin necesidad de tramitar un Procedimiento Preventivo de Crisis.

Sobre este beneficio cabe informar que el Comité de Evaluación y Monitoreo realizó un listado de aquellas actividades a las que, por presumir su crisis, se recomienda gozarlo.

ü  Salario Complementario

Según el artículo 8 del DNU 322/20 y sus modificatorios, el Estado abonará un "Salario Complementario" para todos los trabajadores en relación de dependencia del sector privado sin hacer distinciones respecto de la cantidad de empleados que posean ni si los mismos se encuentran encuadrados o no en alguna convención colectiva, en la medida que se acredite alguno de los requisitos del artículo 3 del DNU citado.

Para el caso de empresas con más de 800 empleados se agregan ciertos requisitos: se establece que se evaluará la situación financiera a partir de la información recabada en el sitio web “Programa de Asistencia de Emergencia para el Trabajo y la Producción – ATP” de la AFIP y la restante que pudiera estimarse menester, y se incorporan los siguientes requisitos: I) No podrán distribuir utilidades por los períodos fiscales cerrados a partir de noviembre de 2019; II) No podrán recomprar sus acciones directa o indirectamente; III) No podrán adquirir títulos valores en pesos para su posterior e inmediata venta en moneda extranjera o su transferencia en custodia al exterior; IV) No podrán realizar erogaciones de ninguna especie a sujetos relacionados directa o indirectamente con el beneficiario cuya residencia, radicación o domicilio se encuentre en una jurisdicción no cooperante o de baja o nula tributación.

Cualquiera sea el caso, para el cómputo de la nómina de empleados se dispone que deberán detraerse las extinciones de las relaciones laborales ocurridas hasta el 20 de abril de 2020. Para mayor aclaración se explica que el cómputo de empleados se realiza según los declarados al 29 de Febrero de 2020. Ahora bien, de ese cómputo deben detraerse las extinciones ocurridas hasta el 20/04/2020, sin que ello afecte la obtención de los beneficios, ni se obligue a una reincorporación de los trabajadores despedidos.

En referencia al inciso c) del artículo 3 supra referenciado, el Comité de Evaluación y Monitoreo dispuso que con respecto a la acreditación de la facturación se impone como exigencia que la variación nominal de la facturación del período comprendido entre el 12 de Marzo y el 12 de Abril de 2020 respecto al mismo período del año 2019 sea de 0 o inferior a 0, es decir que el empleador no registre un incremento nominal en su facturación.

Este beneficio será equivalente al 50% del salario neto del trabajador correspondiente al mes de febrero de 2020 no pudiendo ser inferior a 1 SMVM ($16.875) ni superar dos SMVM ($33.750), como tampoco al total del salario neto correspondiente a dicho mes.

Dicho salario neto se calculará en la suma equivalente al 83% de la remuneración bruta devengada correspondiente a los potenciales beneficiarios por el mes de febrero de 2020 proveniente de las declaraciones juradas presentadas por el empleador.

En cuanto a su implementación se aclara que:

o   Podrá ser considerado a cuenta del pago de las remuneraciones o de la asignación en dinero prevista en el artículo 223 bis de la LCT.

o   Su entrega será para el mes de Abril  por lo que no se repetiría en el mes de Mayo salvo prórroga expresa.

o   Será depositado exclusivamente en una cuenta bancaria que se encuentre a nombre del beneficiario.

Al igual que con el beneficio anterior, el Comité de Evaluación y Monitoreo realizó un listado de aquellas actividades de las que se presume su crisis y a las cuales aconseja otorgar este beneficio.

Finalmente se informa que el cumplimiento de los requisitos regulados constituye una condición del beneficio acordado, determinando su incumplimiento una causal de caducidad de aquél y la consecuente obligación del beneficiario de efectuar las restituciones pertinentes al Estado Nacional.

Para consultas o información adicional, contactarse con:

Ines Baravalle (ibaravalle@baravalle-granados.com.ar)

Virginia Valenziano (vvalenziano@baravalle-granados.com.ar)

Andrés Biei (abiei@baravalle-granados.com.ar)

Florencia Samardich (fsamardich@baravalle-granados.com.ar